Estambul


Estambul“Lo que yo temía no era a Dios, sino la rabia que sentían los que creían demasiado en él hacia gente como yo. La estupidez de aquella gente excesivamente pía, cuya inteligencia nunca podría compararse -que Dios me perdone- con la de ese Dios en el que con tanto amor creían, era la segunda razón de mi miedo. Durante años tampoco me abandonó el temor a ser castigado por no ser “como ellos” y ese pensamiento tuvo una influencia más decisiva en que durante mi primera juventud me atrajeran las ideas de izquierdas que todos los libros teóricos que leí”

Estambul. Ciudad y recuerdos. ORHAN PAMUK

 

Anuncios

Rincón de Estambul


Rincón de Estambul

 “Puede que las auténticas razones no fueran ni la pobreza de Estambul ni el sentimiento de amargura que la ciudad llevaba sobre sus hombros como una carga destructiva. Mi deseo, cada día más frecuente de retirarme en ocasiones a un rincón, como un animal herido, moribundo, y de quedarme solo, quizá no me viniera de fuera sino directamente de dentro de mí. Entonces ¿qué eran todas esas cosas que tanto me amargaba perder?¿De qué o de quién me  entristecía tanto apartarme?”

Estambul. Ciudad y Recuerdos

Orhan Pamuk

Santa Sofía


Santa Sofía “¡Si me quitas el pañuelo cuando estoy rezando, la mano se te convertirá en piedra!- me decía la señora Esma. Yo de todas maneras se lo quitaba y no me convertía en piedra ni nada parecido. Pero como los mayores, que aunque no creen, toman precauciones por si acaso, yo interrumpía el juego al llegar a cierto punto. Porque el que ahora no me hubiera convertido en piedra no implicaba que no pudiera convertirme en un futuro”

 

Estambul. Ciudad y recuerdos.

Orhan Pamuk