Marilyn Monroe: Fragmentos 


KafkaDostoievskiRilke Joyce son nombres difíciles de relacionar con el mito de Marilyn Monroe, si no fuera porque eran las lecturas preferidas y habituales de la actriz. Cuando leamos el libro “Fragmentos”, confeccionado con los escritos, notas y partes de diarios escritos por ella, nos daremos cuenta de la cantidad de prejuicios que uno tiene sobre las personas en general y sobre  los personajes famosos, en particular. Esta publicación nos descubrirá a una Marilyn que estaba muy lejos de ser una rubia tonta y frívola, y nos presentará la sensibilidad e inteligencia de una chica bastante solitaria y perfeccionista. Y es que un mito como el de Marilyn no se hace y sobretodo no perdura por casualidad. Quien haya visto sus peliculas una vez tras otra, quien haya registrado sus gestos, su estilo y esa gracia infantil sabrá a lo que me refiero. Fué ella y sólo ella la que consiguió enamorarnos, a hombres y a mujeres. A pesar de lo extraordinariamente sexy y provocativa que resulta en todas sus apariciones, a las mujeres también nos resulta tierna y conmovedora. Y esa frágil y sensual personalidad es conscientemente construida por ella, pero no por eso miente. Marilyn no necesitó de un Pigmalión, porque ella misma se supo inventar. Solo que esa invención se le fué de las manos. Quien ha tenido todos estos documentos de Marilyn es Anna Strasberg, viuda de Lee Strasberg, fundador del prestigioso Actor’s Studio donde Marilyn asistió a clases de interpretación. Es curiosos que se los haya cedido a un editor francés pero según  parece  Anna Strasberg quería un libro que situara a Marilyn como autora, sin fotos de ella en bikini. Marilyn fué amiga de intelectuales como los Strasberg, el escritor Milton Greene y fué esposa del dramaturgo Arthur Miller.  No tenia realmente muchas amistades del mundo del cine. Marilyn escribía todos los días sus reflexiones más personales en diarios, muchos de los cuales fueron incautados por el FBI tras su muerte, según el autor galo, quien añade que también enviaba poemas y cartas a sus amigos.

“Si las personas poco sensibles e inteligentes tienden a hacer daño a los demás, las personas demasiado sensibles y demasiado inteligentes tienden a hacerse daño a sí mismas”, ha escrito el italiano Antonio Tabucchi en el prólogo de este libro.  Estoy deseando leerlo.

Fragmentos de Marilyn Monroe


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s